martes, 17 septiembre, 2019

El yacimiento de la Edad del Hierro de Marcuello, situado en la localidad de Linás de Marcuello, en el municipio de Loarre, ya está listo para recibir a decenas de investigadores que estudiarán su pasado desde este día 15 de julio, día de inicio de la octava campaña de excavaciones arquelógicas en la zona.

El yacimiento de la Edad del Hierro de Marcuello, situado en la localidad de Linás de Marcuello, en el municipio de Loarre, ya está listo para recibir a decenas de investigadores que estudiarán su pasado desde este día 15 de julio, día de inicio de la octava campaña de excavaciones arquelógicas en la zona.

Durante la segunda quincena de julio se acometerán labores de excavación, documentación y protección del yacimiento, en la que participarán una docena de universitarios de toda España, gracias al trabajo del Museo de Huesca y de la activa colaboración del Ayuntamiento de Loarre.

«El año pasado pudimos comprobar que la complejidad constructiva de las casas del asentamiento de la Edad del Hierro era mayor de lo que podíamos sospechar hasta ahora. Fue muy sorprendente descubrir el arranque de nuevos muros que apuntan a una posible construcción de varias habitaciones interconectadas. Hasta ahora las estancias localizadas, como viene siendo habitual en yacimientos de esta época, presentaban casas de una sola habitación, y estos nuevos restos nos obligan a replantear hipótesis de técnicas edilicias o incluso fases de ampliación», adelanta José Fabre Murillo, director del proyecto de investigación arqueológica. Estos serán algunos de los objetivos de la presente campaña de excavación en este yacimiento, situado en las cercanías de la población de Linás de Marcuello en el término municipal de Loarre, y que tiene una antigüedad de entorno a 2.500 años.

El interés de este asentamiento reside en dos aspectos fundamentales: la excepcionalidad de los restos que en él aparecen y su trazado urbanístico. De ambos temas el Museo de Huesca dio buena muestra en la ampliación de la Exposición Permanente de su sala de Protohistoria en mayo de 2018, con motivo del Día Internacional de los Museos. «Las dos vitrinas y los dos audiovisuales que muestra la Exposición Permanente del Museo de Huesca resumen de forma clara por qué es relevante este asentamiento para la comprensión de la protohistoria oscense. Un poblado de finales de la Primera Edad del Hierro que presenta un urbanismo preconfigurado y que importa modelos y objetos de prestigio de las culturas pujantes del mediterráneo central y occidental es, a todas luces, extraordinario en estas latitudes del interior», apunta Fabre.

Durante las campañas precedentes se ha recopilado un importante elenco de vasijas ceremoniales y objetos para el ornamento de clara inspiración mediterránea. Por otro lado, esta zona de la actual provincia de Huesca presentaba una laguna histórica, un hueco interpretativo que poco a poco se comienza a disipar y que ayudará a los historiadores a conocer un poco más no sólo esta fase de la protohistoria oscense, sino incluso a entender mejor tanto las etapas prehistóricas precedentes como la llegada de Roma siglos después.

La excavación es solo la primera fase para el conocimiento del pasado de un yacimiento. A lo largo de los meses de septiembre a diciembre se reeditará la constitución de un laboratorio compuesto por estudiantes y que bajo la misma dirección analizará de forma pormenorizada todos restos los rescatados durante la excavación con el objeto de datarlos y contextualizarlos en este puzle arqueológico.

Según el director del proyecto, dos son los objetivos de estas campañas arqueológicas. En primer lugar, conocer de forma exhaustiva y metodológica los hechos que acompañan la construcción, pervivencia y abandono del asentamiento de la Edad del Hierro; y en segundo lugar, brindar a arqueólogos titulados o en proceso de titulación la oportunidad de conocer de primera mano un proyecto de investigación en pleno desarrollo. «Afortunadamente, vamos a poder contar con una docena de plazas para estudiantes en prácticas. Gracias al Museo de Huesca y al Ayuntamiento de Loarre van a poder trabajar y aprender con nosotros voluntarios de siete universidades de Gerona, Complutense de Madrid, Autónoma de Barcelona, Sevilla, Málaga, Zaragoza e, incluso, UNED Fuerteventura de Islas Canarias».

Además del respaldo del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Loarre, el proyecto se halla inserto en el Grupo de Investigación «Primeros Pobladores del Valle del Ebro» del Departamento de Ciencias de la Antigüedad de la Universidad de Zaragoza. Por último, también es apoyado logísticamente por el Servicio Provincial de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Huesca, la Comarca de la Hoya de Huesca, el Regimiento Galicia del Ejército de Tierra asentado en Jaca y distintos establecimientos de hostelería de Loarre.

JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS

Por cuarto año consecutivo, durante la mañana del día 26 de julio, se convoca la IV Jornada de Puertas Abiertas para que todos los interesados en el yacimiento puedan ver de primera mano lo que se conoce hasta ahora del mismo.

Con el interés de que pequeños y mayores puedan acercarse al yacimiento, este año como novedad, el Museo de Huesca está preparando un taller didáctico sobre las labores arqueológicas, de tal forma que los más pequeños puedan vivir una «jornada de campo» aprendiendo cómo los arqueólogos recuperan e interpretan los hallazgos que recuperan de la tierra y los mayores puedan conocer los avances del proyecto allí mismo, en el yacimiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies