jueves, 13 diciembre, 2018

En la última noche del River Sound Festival, Dorian encandiló a su público, en el Escenario 2, con su música envolvente y sus profundas letras. Mientras, en el Escenario 1, los seguidores de una de las fiestas electrónicas más carismáticas del país, El Row, se entregaban a una performance que se prolongó hasta el amanecer.

Zaragoza.- El River Sound Festival vivía anoche su último día de estas Fiestas del Pilar. Dorian volvió a demostrar, sobre las tablas del Escenario 2 del Parking Norte de la Expo, que la constancia y la coherencia musical dan sus frutos, atrayendo hasta el River Sound Festival a un nutrido grupo de seguidores que disfrutaron de una experiencia colectiva llena de sentimiento.

Su mezcla única de sonidos electrónicos y guitarras eléctricas, que cabalgan entre el indie rock y la new wave, acompañando a unas letras muy elaboradas, mantuvieron a su público embelesado durante todo el concierto.

Los barceloneses, que en 2015 cumplieron “Diez años y un día”, título de su último trabajo de estudio, intercalaron temas de sus trece años de trayectoria. Para salir a escena, eligieron “Los amigos que perdí”, de su álbum de 2013 “La velocidad del vacío”. Como anticipo del álbum que publicarán a mediados de 2018, solo brindaron a sus fieles “Hasta que caiga el sol”, nuevo single que lanzaron el pasado mes de junio, porque como dicen “preferimos mantener el factor sorpresa”.

Después de un disco en el que revisaron sus clásicos dándole un sonido más acústico, Dorian promete, con su próximo trabajo, volver a los orígenes recuperando “las sonoridades más electrónicas y bailables”, y esa declaración de intenciones quedó patente en la actuación que tuvo lugar en River Sound Festival. Para terminar, Marc Dorian bajó del escenario para cantar con sus fans “La tormenta de arena”, en una catarsis electrónica que dejó a su público con una sonrisa.

Paralelamente, oleadas de acólitos de El Row, la fiesta que año tras año trae un pedacito de Ibiza hasta orillas del Ebro, fueron llenando la carpa más grande del Parking Norte de la Expo para disfrutar del festival más loco de la programación del River Sound Festival.

Bajo el título “Singer Morning” (traducción libre de cantamañanas), los componentes de El Row —Dj´s, actores y performers— ofrecieron un espectáculo participativo e inmersivo donde cada asistente se convirtió en un protagonista más. El Row, siempre caracterizado por su derroche de humor, dedicó esta edición a “las personas informales, fantasiosas e irresponsables, que no merecen crédito”. Para ello desplegaron toda su creatividad, recreando una fiesta “tipo tebeo 13 rue del Percebe, donde todo vale y está permitido”.

El Escenario 1 se pobló de hinchables, un toro mecánico, extraños personajes y un colorido despliegue de luces. Los que pusieron la banda sonora al desparrame de El Row, en esta edición pilarística, fueron Joris Voorn, Kölsch, Dense and Pika y Anna, Marc Maya y Toni Varga, Andrés Campo, George Privati, Mario Biani y Bastian Bux y Eddy M. La Carpa Dance se convirtió en una prolongación de El Row.

En los otros escenarios de River Sound Festival —Carpa Aragonesa y Verbenas— además de los Dj´s residentes, siempre preparados para llenar con su música cualquier intermedio, actuaron los grupos Naked in the River y Titanes y la mítica Orquesta Cierzo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies